Huella de una madre ausente (Duelo).

Huella de una madre ausente (Duelo).

Por: Diana Zavala
Psicóloga clínica y Especialista en Tanatología.
Contacto: diana@encuesta035.mx
 Jamás olvides que eres libre y que demostrar tus
emociones no es una vergüenza.
-MAKTUB-

Huella de una madre ausente (Duelo).

Una madre es una figura de referencia vital para el ser humano. Su amor es único, transparente, incondicional, da seguridad, nos brinda un acompañamiento, confidencialidad (dependiendo del contexto de vida de cada persona); y es por eso que, cuando se produce su fallecimiento queda una sensación de vacío, de búsqueda, de inseguridad e incertidumbre hacia el seguimiento de la vida misma. La cuál representa algo crucial en la vida de cualquier persona y su pérdida puede llegar a dejar un vacío grande con una superación complicada en algunas ocasiones.

¿Cómo vivir el duelo?

Después del fallecimiento de cualquier persona cercana a nosotros, vivimos lo que es una adaptación a la ausencia, misma que se va presentando en aniversarios, cumpleaños, día de muertos, recuerdos, entre otros y que como sociedad nos vemos inmersos en ellos durante todo el año, siendo uno de ellos el 10 de mayo, aquí el dolor de la pérdida suele ser mayor, no saber cómo celebrar ese día, nos lleva a la frustración, nuevamente a la sensación de vacío, a revivir emociones.

Es por eso, cuando la persona experimenta la ausencia o carencia, entra en un estado de desequilibrio e intranquilidad por lo que se busca en una forma apresurada en satisfacerla para liberarse de esos sentimientos y así mismo volver a un estado de satisfacción y equilibrio. Por lo que es importante identificar cual es la necesidad (física o emocional) que tengo en este momento de duelo, ¿Qué asuntos tengo pendientes? ¿Qué debo terminar? ¿Qué necesidad se ve afectada ante está pérdida significativa?, estas preguntas y más que realicemos de manera interna nos ayudarán a ir resolviendo poco a poco esas necesidades que tenemos presentes.

Por eso mismo quiero darles claves que les ayuden a sobrellevar esta fecha de 10 de mayo u otras fechas simbólicas y así puedas encontrar una claridad a tus emociones presentes.

  • Apoyo Social.
    Busca o rodéate de tu red de apoyo más cercano, las demostraciones de cariño y compañía aportan reconocimiento y consuelo.
  • Escucha y expresa tus emociones.
    Que tu madre se haya marchado no significa que no puedas hablar de ella. Puedes rendir homenaje a su memoria al compartir hechos y anécdotas significativos que recuerdes. No reprimas porque necesitas exteriorizar esas emociones y sentimientos asociados a la ausencia.
  • Rinde homenaje con tu propia vida.
    No se trata de hacer grandes heroicidades, sino de dar un significado propio al esfuerzo la constancia y propósito de sobreponerte a la ausencia. Piensa en lo orgullosa que se sentiría tu madre por aquello que realizaste.
  • Encuentra un espacio para llorar, gritar, escribir o lo que necesites de manera asertiva.
    Bríndate un espacio donde puedas realizar aquello que necesites para ir sanando tu herida.
  • Escucha los mensajes de tu cuerpo
    Ante estos eventos debes poner atención a los síntomas y malestares que se manifiestan que anteriormente no se presentan para que puedas atenderlos a su debido tiempo.

Si vas a realizar un festejo en compañía de otros seres queridos puedes rendir homenaje poniendo un objeto que de manera simbólica la represente o hablar de anécdotas que vivieron junta(o)s; esto te irá ayudando en tu proceso de duelo.

Si necesitas ayuda para manejar la pérdida de alguien cercano, consulta con una de nuestras psicólogas u otro profesional de salud mental. El apoyo de un psicólogo te podrá ayudar a desarrollar resiliencia y a buscar estrategias para manejar tus emociones.

No se te olvide visitarnos en Facebook nos encuentras como Encuesta035 o en nuestra pagina de internet https://encuesta035.mx/
Referencias:
Nicuesa Maite (2019); Cómo superar la muerte de una madre, Psicología-Online, Castro González M. (2007); Tanatología, La inteligencia emocional y el proceso de duelo, Trillas 2ª. edición.