Hablemos de ansiedad en épocas decembrinas

Hablemos de ansiedad en épocas decembrinas

Por: Lizbeth Ovando
Psicóloga cognitivo conductual de niños y adolescentes

Hablemos de ansiedad en épocas decembrinas

¿Feliz Navidad?

Llega la navidad y con ella sus rituales que la caracterizan; lucecitas por todos lados, villancicos sonando en cualquier lugar, cientos de reuniones y: parece que todo mundo está contento excepto tú, y ahí es cuando hablemos de ansiedad en épocas decembrinas. Los (as) psicólogos (as) coinciden en que las celebraciones de fin de año aumentan niveles de estrés y ansiedad, por ello para algunas personas, la época de buenos propósitos se convierte en un periodo de estrés y ansiedad.

¿Agobiados por la preocupación?

Nunca es fácil diagnosticarse a uno mismo, aún para los que nos dedicamos a eso. Sin embargo, algunas pistas podríamos encontrar y definir como expectación aprensiva (ansiedad vaga e imprecisa acerca de diferentes eventos futuros). “En esas fechas hay un aumento de casos de depresión subclínica, que es cuando alguien experimenta falta de ánimo, tristeza o ansiedad exacerbada”, explica a Verne Antonio Cano Vindel, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés.

¿Llevas un tiempo ya considerable sintiendo angustia por lo que se acerca?

¿Te resulta difícil descansar tu cabeza al menos un rato y dejar las preocupaciones de lado?

¿Es como una mochila pesada que cargas diario?  ¿Te sientes muy cansado?

Si tu respuesta es afirmativa, y esto te viene sucediendo de hace un par de semanas, incluso meses y tu estado de ánimo te pone la vida difícil, muy probable que padezcas ansiedad.

¿Qué es ansiedad?

La ansiedad es una reacción adaptativa, total y unificada, en respuesta a la percepción de una amenaza además de reacciones fisiológicas estrés y el miedo, pensamientos, conductas y sentimientos relacionados con la situación de conflicto causante de la reacción ansiosa.

Expresa incertidumbre, temerosa anticipación, necesidad de control, es una señal que parpadea: “¡hey, atención, algo no anda bien, amenaza a la vista!”, la ansiedad no solo nos avisa, sino que nos prepara y nos coloca en mejores condiciones.

Entonces, hablemos de ansiedad en épocas decembrinas; ¿Por qué podemos presenciar estrés o ansiedad? Los factores que despiertan el estrés son todo un mundo, ya que los detonantes varían según la persona; La época decembrina puede poner presión sobre tu presupuesto y en tu paz mental con todos los gastos en regalos, viajes, comida y entretenimiento, esos gastos excesivos que implican tener estrés financiero durante varios meses.

Por otro lado, “trabajar demasiado, no tener suficientes vacaciones, la obligación de asistir a compromisos que, por la razón que sea, resultan excesivos o excesivamente desagradables”, acudir a una cena con personas a las que no se soportan o llevar a los niños a la aglomeración que supone una cabalgata de Reyes pueden también provocar el desgaste emocional.

Opciones para una navidad más tranquila y menos llena de ansiedad y estrés

  • No idealizar las Navidades, despégate de las expectativas que han sido inculcadas.
  • Equilibra tus emociones; Intenta huir de los pensamientos negativos y de las sensaciones que te hacen sentir mal. Un poco de nostalgia está bien para recordar a los seres queridos, pero después es necesario dejar espacio al presente y centrarte en el lugar en el que estás ahora. Cambia de actividad tan pronto aparezcan los malos pensamientos y céntrate en hacer algo placentero.
  • Evita el alcohol; El alcohol empeora los estados de ansiedad y tristeza porque es un inhibidor neuronal, así que toma otro tipo de bebidas durante la navidad: zumos, refrescos, infusiones, café, etc.
  • Planifica alternativas; para evitar momentos de ansiedad y estrés, prepara una solución. Salir a hacer un recado, llamar a un amigo de confianza, jugar con los niños, sacar el perro, etc.
  • Importante; entiendas que no tienes por qué cumplir con todas esas obligaciones impuestas, si no te apetece ir a cenar a casa de ese familiar o rodearte de gente y de ruidos, explícalo de la mejor manera posible y elige hacer un plan en el que tú disfrutes de verdad.
  • Simplifica las compras; celebraciones y compromisos. Olvida los detalles y céntrate en quienes son importantes para ti. Apóyate en las personas de confianza.
  • Hay que aprender a parar, a recompensarse, a cuidarse. Priorizar el tiempo de calidad con los niños o la familia, no la cantidad de tiempo ni la cantidad de consumo que se hace con ellos.
  • Finalmente, ten paciencia contigo mismo y con tus propias emociones.

Ahora bien, la NOM035 menciona debe identificarse si algún colaborador está presenciando síntomas de estrés y/o ansiedad, para entonces, brindarles estrategias que mejoren su calidad de vida, y con ello evitar pensamientos y situaciones estresoras que impiden la concentración durante la jornada laboral. No estás solo, recuerda que Encuesta035 ( https://encuesta035.mx/ ) cuenta con psicólogos capacitados en el tema, los cuales te ayudarán con el seguimiento personalizado para una mejora en tu calidad de vida personal y laboral.

Referencias

James, M. (2015) DSM: Guía para el diagnóstico clínico. Editorial El Manual Moderno.

Resnik, P. (2018) ¡Mi cabeza no para! Qué es el trastorno de ansiedad generalizada Ediciones B.