Dia de muertos: Aceptar, recordar y celebrar

Dia de muertos: Aceptar, recordar y celebrar

Por: Iván Hernández
Psicólogo clínico

Dia de muertos: Aceptar, recordar y celebrar

Dia de muertos

Durante los primeros días de noviembre se celebra en nuestro país el día de los fieles difuntos o día de muertos como popularmente se le conoce. Durante los días previos, las calles se tiñen de colores, el viento huele a cempasúchil y la melancolía es casi palpable. Una fecha especial para recordar a los seres queridos que ya fallecieron.

En el México actual, existe una gran variedad de tradiciones, y fiestas que descansan sobre la mitología y la religión, que por el paso de los años han permeado una gran variedad de asimilaciones culturales, que a su vez se modifican.

El día de muertos es una de estas mitologías que mejor ejemplifica la condensación de elementos que conforman la cultura mexicana. Una tradición llena de folclor y variedad, pero que sintetiza nuestra conformación estructural.

En las casas, nunca faltan los alteres: la foto de los seres queridos que se han marchado, veladores, su comida y pertenencias favoritas. La tradición dicta que ellos regresan ese día para estar con los suyos, comer y beber lo que prepararon.

Desde el punto de vista de la tanatología

La muerte es un proceso natural de la vida y todos los seres humanos tarde o temprano, se enfrentan al proceso de duelo. La finalidad de esta disciplina es desarrollar la capacidad de entender, comprender y ayudar a vivir de manera inteligente y natural la muerte o cualquier tipo de duelo.

Dia de muertos: Aceptar, recordar y celebrar

El Dia de muertos puede representar un desahogo emocional para quienes aún no logran llegar a la aceptación de su duelo. Nos ayuda a honrar a quienes fueron parte de nuestras vidas, dedicarles tiempo por medio de los altares y tenerlos más presentes que nunca. Uno de los ejes principales de este blog es reflexionar sobre la muerte para comprender la vida y eso es precisamente de lo que se trata la tradición.

Esta tradición da la oportunidad para agradecer a la muerte, ya que ella es la que hace que valoremos la vida, porque la muerte es la que la hace valiosa, ya que cuando la muerte está presente, reflexionamos sobre cómo se puede vivir de la mejor manera posible, qué podemos hacer para que nuestro caminar sea de la mejor manera y, además, de una forma mucho más ligera y agradable.

Y, en segundo lugar, nos da la oportunidad de reencontrarnos con todas esas personas que ya no están, da la oportunidad de mantener ese vínculo con esas personas que extrañamos. Esta tradición nos da la oportunidad de no olvidar, ya que la verdadera muerte es el olvido. Da la oportunidad de abrir la puerta a sentir que nuestro ser querido sigue con nosotros, de honrarlos.

¿Cómo festejar estos días?

Para festejar este día, los mexicanos preparamos los elementos y los alimentos que más disfrutaron en vida los difuntos que recordamos. Por eso, servimos para ellos platos especiales, bebidas, botanas, dulces típicos, prendas y hasta juguetes, para recordar a los niños que partieron muy pronto. Y así es como se conectan ambos mundos. 

Junto a esta celebración se reviven recetas típicas de la gastronomía mexicana que se han vuelto famosas y reconocidas hasta en el exterior por sus técnicas, su complejidad y su delicioso sabor. Es prácticamente un requisito indispensable elaborar, degustar y ofrecer estos platos en nuestras casas a los invitados. 

La celebración del Dia de muertos es un festejo lleno de felicidad, los mexicanos lo vemos como un acto que conmemora la vida misma, el hecho de saber que nada es eterno nos hace gozarnos cada instante junto a los que un día nos van a recordar con un plato de nuestra comida favorita. 

En vida es el mejor momento para pedir perdón por los malos momentos y para perdonar a aquellos que nos han lastimado, pero, sobre todo, es momento de agradecer. Agradecer por todo lo que se tiene y todo lo que no se tiene. Cerrar ciclos, y en vida, hacer y decir todo lo que se tiene que hacer y decir para no quedarnos con pendientes, porque después de la muerte ya no tiene tanto sentido.

Una de las lecciones que deja esta tradición basada en la pérdida, es darse cuenta del don que nos regala: la vida. Y que la vida se tiene que aprender a respetar y tomar consciencia de que este es un camino breve, preciado y frágil. Visítanos en nuestra pagina de internet https://encuesta035.mx/