Como un empleado puede trabajar teniendo TCA (trastorno de la conducta alimentaria)

Como un empleado puede trabajar teniendo TCA (trastorno de la conducta alimentaria)

Por: Lizbeth Ovando
Psicóloga cognitivo conductual de niños y adolescentes

Como un empleado puede trabajar teniendo TCA (trastorno de la conducta alimentaria)

El mundo de una persona que tiene un trastorno de la conducta alimentaria no sólo gira entorno a la comida, su padecimiento tiene grandes repercusiones a nivel emocional y físico. Para entender un poco lo que vive y cómo lo vive una persona con TCA, te comparto lo siguiente;

“No comer genera desgano, genera enemistades inexistentes, hace que quienes te aman muten en enemigos mortales. Hace que quieras huir de tu casa, de tu cuerpo, de tu cabeza: todo te agota, te hace sentir un cadáver odioso al que todos temen acercarse. “

Como puedes ver, estas palabras nos hacen entender un poco y comprender lo importante que resulta la atención psicológica, el apoyo de nutrición, medicina y psiquiatría en personas que viven con TCA.

¿Qué son los trastorno de la conducta alimentaria?

Ahora bien, te explicaré qué es un Trastorno de la Conducta Alimentaria son enfermedades de salud mental complejas, causadas por factores biológicos, psicológicas, sociales y culturales, caracterizados por alteraciones en el modo en que comemos, así como, cambios en la valoración de nuestro cuerpo y en nuestra autoestima.

Factores que influyen

Asimismo, tienen graves alteraciones en la alimentación y el comportamiento relacionado con la alimentación, pues modifica la forma de consumo de los alimentos y su absorción generando un fuerte deterioro en la salud física de la persona y su funcionamiento psicosocial. Se afirma que estas enfermedades no discriminan; edad, género, o raza, aunque son más frecuentes en mujeres y adolescentes, pues la adolescencia es una etapa de vulnerabilidad debido a la cantidad de cambios físicos, cognitivos, psicológicos y sociales a los que el ser humano se enfrenta.

Sin embargo, también es posible que estas enfermedades se presenten en la edad adulta (adultez media) etapa de entre 40 – 65 años. Papalia y Martorell, (2015). Al parecer en la edad adulta se hace presente de manera más frecuente casos de trastorno por atracón o trastornos alimentarios no especificados que de anorexia o bulimia nerviosa.

En dicho sentido es importante el malestar y desajuste psicosocial referido por dichos pacientes. Estos trastornos llegan a originar un perjuicio importante en su vida, en determinados casos causan enfermedades graves, incluso la muerte.

trastorno de la conducta alimentaria

Trastornos de la conducta alimentaria mas comunes

Sobre peso y Obesidad

Es el trastorno de alimentación más fácil de reconocer. El peso corporal es un dato objetivo que no engaña. Si el IMC está entre 25 y 30, tenemos sobrepeso. Y si está por encima de 30 tenemos obesidad. Situación preocupante pues se debe a diversos factores entre ellos; herencia y malos hábitos consumo de alimentos fast food, y, en segundo lugar, estilo de vida sedentario y cómodo en el que la actividad física ha ido reduciéndose a medida que la calidad de vida ha ido aumentando.

Un ejemplo muy claro es caminar, cada vez caminamos menos porque tenemos medios alternativos muy accesibles que eliminan la necesidad de caminar. O en el caso de las personas que tiene que trabajar jornadas muy largas y solo están sentados todo el tiempo, y en su hora de comida no se levantan a caminar un poco, esta situación hace que el sobre peso se haga presente.

Trastorno por atracón

Caracterizado por episodios frecuentes de ingestas de una cantidad de comida superior a lo que una persona consumiría normalmente en un período corto de tiempo acompañado de una sensación de falta de control. Algunas personas hablan incluso de sensación de irrealidad.

Los atracones se producen en soledad o a escondidas, debido a la vergüenza que produciría hacerlo ante otros, presenciando al mismo tiempo sentimientos de placer conectado a la comida, y el sentimiento de culpa, vergüenza y depresión.

Bulimia

En este trastorno la persona ingiere grandes cantidades de comida en un período de tiempo corto, usualmente está presente la sensación de “no poder parar”, a esto se le conoce como atracón. Posteriormente la persona tiene comportamientos inadecuados para impedir la ganancia de peso, como lo pueden ser: uso inapropiado de laxantes o medicamentos, ayunos, vómito autoprovocado.

La bulimia será leve cuando hay de 1 a 3 atracones por semana, moderada de 4 a 7, grave de 8 a 13 y extrema 14 o más atracones por semana. Los vómitos autoinducidos y/o el abuso de diuréticos producen el vaciado de electrolitos, sodio, potasio, magnesio y calcio, entre otros. Una pérdida grave de estas sustancias puede afectar al funcionamiento del corazón en forma de arritmia, insuficiencia cardíaca o, en casos graves, provocar un infarto. Los vómitos a largo plazo pueden deteriorar el esófago. Los ácidos del estómago, muy potentes, provocarían úlceras e inflamación del esófago.

Anorexia Nerviosa

Se caracteriza por la restricción de alimentos, un peso significativamente bajo en relación con la edad y el sexo. Existe un miedo intenso a ganar peso, por lo cual se realizan comportamientos para no aumentar de peso, como lo puede ser: el realizar ejercicio físico de forma extrema y restringir el consumo de alimentos. La persona puede presentar alteraciones en cómo percibe su propio cuerpo e incluso negar que se encuentra en una situación grave aun cuando se encuentre muy por debajo de un peso normal. Hay dos tipos de anorexia: purgativa y restrictiva.

En la restrictiva no hay atracones o conductas purgativas, sino una intensa dieta, ayuno y/o ejercicio compulsivo. En la purgativa se combina la dieta con episodios de atracones, vómitos autoinducidos y abuso de laxantes, diuréticos o enemas. La anorexia se considera leve si el IMC es mayor de 17; moderada si el IMC se sitúa entre 16 y 16,99; grave entre 15 y 15,99, y extrema cuando el IMC es menor de 15.

Las causas más comunes para desarrollar un trastorno alimenticio pueden ser
  • Conflictos emocionales originados por una experiencia traumática.
  • La influencia de la cultura centrada en el cuerpo.
  • Estar inmerso en un ambiente centrado en la imagen y /o conflictivo.
  • Dificultades en las relaciones interpersonales.
  • Presencia de trastornos psicológicos como: depresión, ansiedad y/o trastornos de personalidad
Comer emocional

Algunas de las principales causas que sustentan el sufrimiento de la mayoría de los trastornos de alimentación, es lo que llamamos el comer emocional. Esto quiere decir; gran variedad de comportamientos tan aparentemente contradictorios como atracarse o ayunar se utilicen con una dinámica muy específica: reducir o eliminar estados emocionales dolorosos.

Ahora bien, después de conocer un poco lo que vive una persona y trabajador con algunos de los TCA y lo difícil que la pueden pasar; ¿Te gustaría saber cómo apoyar a un empleado con TCA (trastorno de la conducta alimentaria)?

Bueno, pues es muy importante tener un acercamiento de forma empática y comprensiva, sin hacer juicios y refiriendo lo importante que es para nosotros. Esto ayudará a que la persona pueda escuchar que necesita ayuda profesional. Ella o él tienen que saber, que la solución no está en función de su esfuerzo por parar conductas o pensamientos.

Anímalo a que acuda con personas capacitadas para resolver su padecimiento, consultando a nuestro equipo de la NOM 035 (https://encuesta035.mx/), donde contamos con expertos en temas de salud mental y salud física para una orientación personalizada.